Renacimiento al Realismo

Esta galería destaca obras de arte seculares, desde escenas de la vida cotidiana, incluidos paisajes, bodegones e interiores, hasta temas históricos, mitología y literatura. Aunque no son de naturaleza religiosa, muchas de estas obras tienen temas simbólicos o moralizantes subyacentes, como la ninfa de la primavera de Lucas Cranach.

Alrededor de 1600, se produjo un cambio dramático en la pintura europea. Fue el amanecer de la era barroca, que vio el surgimiento del naturalismo (representando las cosas tal como aparecían en la naturaleza) en respuesta a las formas idealizadas del Renacimiento. En el norte, la Reforma Protestante surgió para desafiar al Catolicismo romano prevaleciente, mientras que el comercio mundial y los avances científicos llevaron a un mayor interés en el mundo cotidiano. Al mismo tiempo, surgió rápidamente una nueva clase de mecenas: la élite de comerciantes altamente alfabetizados. Muchos grandes artistas como Rachel Ruysch (1664-1750) podían vender su trabajo en el mercado abierto, en lugar de depender de encargos aristocráticos. Los temas seculares como los que se exhiben aquí se hicieron cada vez más populares, desde paisajes holandeses hasta pinturas con vistas venecianas y escenas realistas de la vida cotidiana en París. En todo el mundo occidental una visión del mundo amplia, sofisticada y moderna estaba empezando a tomar forma.

Lea el texto completo de la etiqueta de la exposición «Renacimiento al Realismo» en inglés y español.

Destacado: Francesco Guardi, El Gran Canal con el Puente de Rialto desde el Sur, ca. 1775. Óleo sobre lienzo. Regalo de Anne R. y Amy Putnam. 1940.77

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.