¿Qué Es El Mantenimiento Proactivo?

¿Qué Es el Mantenimiento Proactivo?

El mantenimiento proactivo es una estrategia de mantenimiento que tiene como objetivo identificar y solucionar las razones de la falla del equipo antes de que ocurra. El objetivo principal del mantenimiento proactivo es aumentar la fiabilidad de los activos y reducir el riesgo de tiempo de inactividad.

El desgaste es una parte normal del ciclo de vida del equipo. Sin embargo, una estrategia de mantenimiento proactiva sólida puede prolongar la vida útil de los activos y mejorar el rendimiento. El mantenimiento proactivo reduce los costes operativos y de mantenimiento al abordar las ineficiencias operativas ocultas. Los equipos que funcionan en buenas condiciones consumen menos energía que las máquinas cercanas al punto de avería. El desgaste también afecta negativamente a la producción.

Contrariamente al mantenimiento de ejecución hasta fallo (RTF), en el que el mantenimiento se realiza después de que un activo se descompone, el mantenimiento proactivo aborda los posibles problemas de antemano. Dicho esto, ambas estrategias se pueden usar estratégicamente en conjunto para diferentes activos. Para la mayoría de las organizaciones, existe un equilibrio inteligente entre el mantenimiento proactivo y reactivo.

Tipos de mantenimiento proactivo

Hay algunos tipos de mantenimiento proactivo:

  • Mantenimiento preventivo (PM): El mantenimiento preventivo tiene como objetivo evitar fallas y tiempos de inactividad no planificados. Esto se hace realizando regularmente trabajos de mantenimiento, antes de que una pieza de equipo se rompa. La definición de intervalos para programar el mantenimiento se basa en el uso (por ejemplo, cada 1000 horas de tiempo de ejecución) o en el tiempo calendario (por ejemplo, cada mes).
  • Mantenimiento basado en condiciones (CBM): En un enfoque de mantenimiento basado en condiciones, las métricas de rendimiento y condición se monitorizan en tiempo real. Esto permite a los gerentes de mantenimiento programar el trabajo de mantenimiento antes de que ocurra un problema.
  • Mantenimiento programado (Periódico): El mantenimiento programado, también conocido como mantenimiento periódico o basado en el tiempo, es un enfoque en el que el trabajo de mantenimiento se programa con anticipación, a intervalos establecidos. Para ello, se utilizan las directrices de los fabricantes y los datos históricos de la instalación.

Muchas organizaciones utilizan una combinación de estas estrategias de mantenimiento para diferentes activos o sistemas.

Ejemplos de Mantenimiento Proactivo

Los ejemplos de mantenimiento proactivo incluyen:

  • Comprobación de las tuberías en busca de Signos de Corrosión, Adelgazamiento o Grietas: La inspección regular de las tuberías en busca de corrosión es una piedra angular para mejorar su vida útil, mantener una funcionalidad óptima y prevenir fallas.
  • Máquinas Lubricantes a Intervalos Regulares: Las máquinas con componentes giratorios necesitan lubricación regular para evitar la fricción de superficie a superficie. Asegúrese de almacenar los lubricantes adecuadamente para evitar la contaminación.
  • Comprobación de la Profundidad de la Banda de Rodadura de los neumáticos de automóvil: Los neumáticos de automóvil desgastados disminuyen drásticamente la seguridad y el rendimiento de un vehículo. El monitoreo de la profundidad de la banda de rodadura de los neumáticos de automóvil es otro ejemplo de mantenimiento proactivo. Para ello, la mayoría de los neumáticos vienen con un indicador de barra de desgaste integrado.

5 Consejos para la Transición de Mantenimiento Reactivo a Proactivo

El mantenimiento reactivo puede parecer una buena idea al principio, dado que es tan fácil de implementar, simplemente arréglelo cuando se rompe, ¿verdad? Sin embargo, las facturas por tareas de mantenimiento de emergencia subcontratadas pueden acumularse rápidamente y el tiempo de inactividad inesperado es ineficiente.

El mantenimiento proactivo es una estrategia que es más rentable a largo plazo, cuando se implementa correctamente. Estos son algunos consejos sobre cómo pasar sin problemas del mantenimiento reactivo al proactivo:

1. Comience Con Sus Activos Más Críticos

Los equipos críticos son equipos que son vitales para el funcionamiento y la productividad de una instalación. Es un excelente punto de partida para su programa de mantenimiento proactivo, ya que producirá el mayor retorno de la inversión. Incluso pequeños cambios en la forma de administrar su maquinaria más crítica pueden tener un gran impacto en sus operaciones y prolongar la vida útil de los activos.

2. Haga que el mantenimiento sea una Parte Esencial de su Negocio

El mantenimiento debe ser una de sus prioridades más altas. Invierta en la formación de técnicos de mantenimiento y operadores de máquinas.

3. Planifique y Programe las Actividades de Mantenimiento con anticipación

El mantenimiento planificado ayuda mucho a evitar fallas. Además, programar el trabajo de mantenimiento con anticipación ayuda a garantizar que tenga la mano de obra y el inventario para realizarlo.

4. Seguimiento y análisis de datos de rendimiento y fallos

Tener datos suficientes a mano le ayudará a identificar patrones de fallos, así como a predecir y prevenir problemas futuros.

5. Observe las Razones por las que el equipo falla

Cada gerente de mantenimiento se ocupa de las fallas de los activos, que no siempre se pueden prevenir. Sin embargo, un análisis en profundidad de las razones por las que falla el equipo puede ayudar en gran medida a reducir el riesgo de averías.

Causas Comunes de Falla de Activos (y Cómo Eliminarlas Con Mantenimiento Proactivo)

Hay muchas causas posibles de falla de equipos. Un programa de mantenimiento proactivo adecuado puede ayudarlo a identificar una causa y encontrar una solución antes de que ocurra una avería. Las causas comunes de falla de activos incluyen:

1. Materiales de baja calidad

Siempre es mejor comprar piezas de repuesto y materiales de proveedores de confianza y seguir las recomendaciones de los fabricantes. Los materiales de alta calidad pueden ser más caros por adelantado, pero el precio más alto generalmente viene con un alto retorno de la inversión y conduce a un aumento en el tiempo de actividad.

2. Errores del personal de mantenimiento

A veces, el trabajo de diferentes técnicos de mantenimiento puede diferir en términos de calidad. Asegúrese de que todos los procedimientos operativos estándar (SOP) sean lo más detallados y actualizados posible, y de que los técnicos puedan seguirlos sin errores. Invertir en formación del personal si es necesario.

3. Errores del operador de la máquina

Los operadores de la máquina pueden cometer errores en la forma en que utilizan el equipo, lo que puede provocar su deterioro y falla. Una vez más, contar con procedimientos operativos estándar detallados y procedimientos de capacitación adecuados ayudará a eliminar estos errores.

4. Activos que se acercan al final de su vida útil

Los activos que se acercan al final de su vida útil pueden tener un rendimiento inferior y deben repararse con más frecuencia de lo habitual. A veces, tiene más sentido reemplazarlos antes de que fallen por completo que sufrir mayores costos de mantenimiento o pérdidas potenciales asociadas con el tiempo de inactividad.

5. Mantenimiento Periódico omitido o retrasado

Si el equipo de mantenimiento está abrumado y necesita omitir actividades de mantenimiento periódico para solucionar problemas más urgentes, esto aumenta el riesgo de fallas de la máquina. Implemente un programa de mantenimiento periódico sólido y apéguese a él.

6. Aumentos inusuales en la producción

Durante una temporada alta, el equipo es más propenso al desgaste. Reduzca los intervalos de mantenimiento periódicos o implemente un programa de mantenimiento basado en condiciones para evitar fallas.

Mantenimiento proactivo frente a Mantenimiento preventivo

Finalmente, a menudo hay confusión entre los términos «mantenimiento proactivo» y «mantenimiento preventivo».»Las frases se usan indistintamente, a pesar de significar cosas diferentes. El mantenimiento preventivo tiene como objetivo dar servicio a los equipos en función de programas de mantenimiento preestablecidos. Por ejemplo, un equipo de mantenimiento puede reemplazar filtros cada 6 meses o lubricar piezas giratorias cada semana según las directrices del fabricante.

Alternativamente, proactive maintenance se esfuerza por identificar y eliminar las causas fundamentales de las fallas de los activos. Por ejemplo, supongamos que observa que una pieza de equipo falla con más frecuencia cuando el equipo A está en turno, en comparación con el Equipo B. Esto podría indicar que el Equipo A necesita capacitación adicional; proporcionarles nuevos recursos y conocimientos podría resultar en menos contratiempos, lo que reduciría aún más los costos de mantenimiento. Por estas razones, la mayoría de las organizaciones optan por usar una combinación de ambas estrategias.

Conclusión

La reacción constante ante el mal funcionamiento de los equipos es una clara indicación de disfunción organizativa. Los departamentos de mantenimiento pueden mejorar la confiabilidad de los equipos, reducir el tiempo de inactividad no planificado y mantener bajos los costos mediante la implementación de planes de mantenimiento proactivos que solucionan pequeños problemas antes de que se conviertan en grandes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.