Flourens, Pierre

OBRAS DE FLOURENS

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

Pierre Flourens (1794-1867) fue un neurofisiólogo francés que vino de Languedoc. Su aptitud intelectual se hizo evidente para su familia cuando aún era muy joven, y su educación se aceleró. Cuando tenía 15 años, era estudiante en la célebre facultad de medicina de Montpellier; recibió su título de médico antes de los 20 años.

Flourens se sintió atraído por París, donde se convirtió en un protegido de Georges Cuvier, quien le presentó a la élite intelectual de la ciudad. En 1828 se convirtió en profesor adjunto de Cuvier en el Collége de France; en 1830, profesor en el Musée d’Histoire Naturelle; y en 1855, profesor en el Collége de France. También se convirtió en miembro del Académic des Sciences en 1828 y fue nombrado secretario perpetuo de esa institución en 1833. En 1840, Flourens fue elegido miembro de la Académic Française.

Siendo todavía un joven experimentador, Pierre Flourens ideó una técnica rigurosa para investigar el cerebro. Antes que él, los investigadores habían sumergido un trocar en el cerebro a través de una abertura trepidante que no permitía una localización precisa y que ocultaba presiones y hemorragias del investigador. Flourens descubrió cuidadosamente el cerebro y sus meninges, evitando dañar los vasos sanguíneos, y extirpó con precisión el área a estudiar.

En 1822, Flourens comenzó a estudiar los efectos de la extirpación de capas sucesivas del cerebelo. Encontró que en un punto intermedio de extirpación aparece una pérdida de estabilidad y habilidad motora, como si el animal, aunque todavía puede caminar, correr, volar o nadar, hubiera perdido su «rueda de equilibrio».»Este fue el descubrimiento original de la función de coordinación.

Flourens también estudió los efectos de eliminar uno de los canales semicirculares del oído. El resultado fue «un movimiento impetuoso de la cabeza», que se desplazó violentamente en el plano espacial del canal en cuestión. Este fue de nuevo un descubrimiento original, que abrió el estudio adicional de los canales semicirculares como distintos del aparato coclear.

Flourens también experimentó en el tronco encefálico. En la parte inferior, en la médula oblonga, delimitó con precisión el pequeño punto que es el asiento del» nodo vital», que si se perfora causa la muerte instantánea al interrumpir repentinamente la respiración. En la porción superior, una extirpación selectiva, anterior al cuerpo cuadrigemínico, dio la primera indicación experimental de un relé en el aparato nervioso central de la vista.

Finalmente, hizo experimentos en los hemisferios cerebrales. Este trabajo fue particularmente difícil y requirió mucho tiempo. El terreno había sido poco explorado por los anatomistas, y poco se sabía de las conexiones y los relés. El trabajo de Flourens se dividió en dos series: en una realizó ablaciones completas de los hemisferios cerebrales; en la otra, ablaciones limitadas por regiones, a veces por eliminación progresiva.

La serie de ablaciones totales produjo los siguientes resultados: pérdida de inteligencia y juicio; pérdida de toda iniciativa voluntaria; y disminución relativa de las actividades instintivas, con retención de la motilidad y locomoción automáticas.

La serie de ablaciones limitadas produjo pérdidas del mismo tipo, mayores o menores según la región y el caso individual; pero estas pérdidas fueron solo parciales y demostraron ser susceptibles de atenuación o compensación.

Sobre todo, Flourens llegó a la conclusión fundamental de que el grado de trastorno en cualquier facultad en particular parecía depender solo de la cantidad de tejido cerebral extirpado, independientemente de su ubicación. Generalizando a partir de este hecho, Flourens se opuso en principio a todos los intentos de establecer «localizaciones cerebrales»; y su propia doctrina de la «homogeneidad» del cerebro se convirtió en el foco de una disputa histórica.

Hay, sin duda, un caso contra Flourens, pero debe revisarse con desprendimiento. En primer lugar, Flourens, al igual que otros en ese momento, no reconoció la importancia de ciertos efectos paralíticos porque no experimentó con primates. A continuación, cabe señalar que la primera demostración indiscutible de localización cerebral no se produjo hasta 1870, después de la muerte de Flourens. Por último, las conclusiones de Flourens con respecto a la «homogeneidad» del cerebro y la teoría de que los efectos están relacionados con la magnitud de la ablación se basaron nuevamente en experimentos limitados a mamíferos inferiores. De hecho, incluso un gran investigador como Lashley fue engañado de manera similar al concluir de sus famosos experimentos con ratas que hay efectos de «acción masiva».

Últimamente, con el refinamiento de las concepciones fisiológicas, se ha vuelto a plantear el problema de la homogeneidad, y algunos investigadores han concluido que en el neocórtex las funciones más altas de la integración nerviosa van más allá de la localización regional «analítica». Estos investigadores evocan explícitamente la memoria de los Harinosos.

AUGUSTE TOURNAY

OBRAS DE FLOURENS

(1824) 1842 Recherches experimentales sur les propriétés et les fonctions du systeme nerveux dans les animaux vertébrés. París: Bailliére.

(1841) 1858 Historia de las obras de Georges Cuvier. 3d ed. Apuestas: Jugador. ⇒ Publicado por primera vez como Análisis razonado de las obras de G. Cuvier.

(1844) 1850 Historia de las obras e ideas de Buffon. 2nd ed. París: Hachette. ⇒ Publicado por primera vez como Buffon.

1856-1862 Colección de elogios históricos leídos en las sesiones públicas de la Academia de Ciencias. 3 vols. Apuestas: Jugador.

BIBLIOGRAFÍA ADICIONAL

Marie Jean Pierre Flourens. 1868 Volume 2, pages 642-646 in Royal Society of London, Catalogue of Scientific Papers (1800-1863). Londres: Clay.

VULPIAN, M. 1888 feloge historique de M. Flourens. Academy of Sciences, Paris, Mémoires 2d series 44: cxlix-clxxxiv.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.