Dislocaciones traumáticas de la Rodilla


– Discusión:
– mecanismo de lesión:
– distinguir entre lesiones de alta velocidad lesiones de baja velocidad (ya que esto refleja la incidencia de lesiones vasculares y nerviosas);
– con dislocaciones de rodilla de baja velocidad la ocurrencia de lesión vascular es de aproximadamente el 5% y la lesión nerviosa es de aproximadamente el 20%
-referencias:
– dislocación de rodilla de baja velocidad.
– Cuidado con la Dislocación de Rodilla de Velocidad Ultra Baja
– clasificación: 5 tipos: descrito con tibia en relación con el fémur;
– anterior (31%)
– se produce a partir de la hiperextensión de la rodilla (puede necesitar > 30 grados de hiperextensión para producir esta lesión);
– a menudo, el LCP, & LCA se desgarrará;
– generalmente, el LCM o LCL o ambos se lesionarán;
– alternativamente, las lesiones de hiperextensión pueden causar la interrupción de la el LCA y la cápsula posterior, mientras que el LCP está libre;
-la arteria poplítea está atada proximalmente en el hiato del aductor & distalmente por arco de sóleo;
– la lesión de la arteria poplítea puede manifestarse inicialmente como un desgarro intimal o trombo intraluminal (el daño se produce en un segmento más largo de la arteria);
– posterior (25%)
– hay interrupción de ambos ligamentos cruzados
– posible interrupción del mecanismo extensor;
– avulsión o interrupción completa de la arteria poplítea dependiendo de la magnitud de la lesión
– para producir lesión localizada (transección aislada);
– lateral (13%)
– medial (3%)
– rotatorio (4% – generalmente posterolateral)
– referencias:
– Dislocación completa de la rodilla sin interrupción de ambos ligamentos cruzados.
– Dislocación completa de rodilla sin disrupción del ligamento cruzado posterior. Un informe de cuatro casos y revisión de la literatura.
– Dislocación posterior de la artroplastia total de rodilla.
– Dislocaciones de rodilla con LCP intacto.
– Dislocaciones de rodilla: ¿dónde están las lesiones? Evaluación prospectiva de hallazgos quirúrgicos en 63 casos. – Hallazgos clínicos:
– tenga en cuenta la ocurrencia frecuente de que la reducción cerrada se realizará por EMS, por lo que el diagnóstico a primera vista puede no ser obvio;
– tenga en cuenta la aparición de una interrupción del ligamento de LCL + parálisis del nervio peroneo = dislocación de rodilla;
– arteria poplítea & la lesión venosa es común; (ver manejo de lesiones vasculares)
– es importante tener en cuenta que las dilocaciones de rodilla que se han reducido espontáneamente pueden parecer benignas, pero pueden conducir a trombosis de la arteria poplítea.
– lesión del nervio peroneo:
– ocurre en el 20% al 40% de las dislocaciones de rodilla & aproximadamente la mitad de estas parálisis son permanentes;
– tenga en cuenta que la lesión neurológica aparente puede en muchos casos deberse a isquemia;
– típicamente se interrumpen ambos cruciatos y al menos un ligamento colateral;
– con lesión del nervio peroneo, ser altamente sospechoso de lesión vascular;
– incluso si el pulso regresa después de la reducción, considere la necesidad de arteriografía, ya que la incidencia de lesión íntima es alta con lesión del nervio concomitante;
– referencia:
– Parálisis del nervio peroneo común después de la dislocación traumática de la rodilla.
– evaluación de lesiones de ligamentos:
– en la primera oportunidad, el paciente debe someterse a un examen bajo anestesia;
– esto a menudo se puede realizar durante la reparación vascular o durante la anestesia para el manejo de otras lesiones (exploración abdominal, tec);
– esto permite la determinación clínica del LCA, LCP, LCL, esquina posterolateral y LCM;
– ref: Examen del paciente con dislocación de rodilla. El caso de la arteriografía selectiva. – Radiografías:
– hallazgos radiográficos asociados:
– luxaciones de meseta tibial frx:
– frx peroneal proximal
– avulsión frx del tubérculo de gerdey;
– columna vertebral intercondilar frx
– avulsión de la cabeza peronea; – Resonancia magnética:
– La resonancia magnética no solo permite evaluar qué ligamentos están intactos, sino que también ayuda a determinar si los desgarros de ligamentos son de sustancia media o avulsiones (fuera del fémur o la tibia);

– Manejo de las dislocaciones de rodilla:
– reducción cerrada:
– la reducción cerrada se realiza lo antes posible (con controles vasculares posteriores);
– tenga en cuenta que la reducción puede complicarse con tejido blando interpuesto;
– es común la subluxación o la dislocación recurrente;
– inmovilizar la rodilla reducida en aproximadamente 20? de flexión con rodillera articulada;
– evite colocar demasiada extensión, ya que la cápsula posterior laxa permite la subluxación;
– si es posible una reducción adecuada pero no se puede mantener, considere la fijación externa;
– es importante que los sitios del pasador fijador externo no interfieran con los sitios del túnel de LCA/LCP (durante la futura reconstrucción de ligamentos);
– ref: Dos casos de dislocación de rodilla irreducible que ocurren simultáneamente en dos pacientes y una revisión de la literatura.
– manejo de lesiones vasculares en dislocación de rodilla:
– se espera que se requiera cirugía vascular y liberación fascial compartimental;
– si los pulsos son completamente normales y simétricos, examen neurológico normal y compartimentos blandos, se puede acceder a la observación hospitalaria;
– síndrome compartimental:
– el síndrome compartimental es una complicación frecuente de la dislocación de rodilla, atribuible a lesión vascular e isquemia resultante;
– en estas situaciones se indica una fasciotomía de cuatro compartimentos;
– lesión nerviosa:
– el nervio peroneo a menudo se interrumpe con lesiones LCL concomitantes, pero en algunos casos también habrá lesión del nervio tibial;
– uno de los problemas encontrados en la reparación del nervio peroneo después de dislocaciones de rodilla (u otras lesiones) es que la ubicación de la lesión del nervio puede estar muy por encima de la articulación de la rodilla;
– en el caso de dislocación de rodilla, puede haber parálisis por división del nervio tibial concomitante;
– por lo tanto, no se debe suponer que la reparación del nervio (o el injerto de salto nervioso) ser posible utilizando una incisión posterolateral estándar; – Tratamiento de lesiones de Ligamentos:
– sincronización:
– si la lesión vascular ha sido reparada previamente, obtenga autorización del cirujano vascular para utilizar un torniquete;
– en casos de desgarros de colgajo íntimo, se administra una dosis de carga de heparina intravenosa antes de inflar el torniquete para minimizar el riesgo de formación de trombo;
– para pacientes que han tenido una reparación arterial, la mayoría de los autores tienden a esperar dos semanas para asegurar la permeabilidad del vaso;

– reparación primaria:
– avulsiones de PCL
– a menudo, el LCP (y a veces el LCA) se avulsa de la unión femoral o tibial;
– en estos casos, el ligamento se puede volver a unir utilizando una técnica de «sutura-tracción a través»;
– la guía tibial del LCA facilitará la evaluación precisa de los orificios de perforación a través de la tracción;
– en algunos casos, el haz anterolateral se rompe, pero el haz posteromedial y el ligamento meniscofemoral están intactos;
– referencias:
– Reparación primaria de dislocaciones de rodilla: resultados en 25 pacientes (28 rodillas) con un seguimiento medio de cuatro años.
– Re: reparación primaria de dislocaciones de rodilla: resultados en 25 pacientes (28 rodillas) con un seguimiento medio de cuatro años.
– Comparación de la Reparación Quirúrgica o Reconstrucción de los Ligamentos Cruzados versus el Tratamiento No Quirúrgico en Pacientes con Dislocaciones Traumáticas de Rodilla
– reconstrucción:
– la reconstrucción quirúrgica se dirige secuencialmente a desgarros de ligamentos determinados a partir del examen clínico, la resonancia magnética y/o la artroscopia (la última puede causar
síndrome compartimental debido a la interrupción capsular);
– los patrones de inestabilidad comunes incluyen el LCA/LCP con el LCM o el LCL lesionados también;
– a menudo, el LCP (y a veces el LCA) se avulsa de la unión femoral o tibial;
– en estos casos, el ligamento se puede volver a unir utilizando una técnica de «sutura-tracción a través»;
– la guía tibial del LCA facilitará la evaluación precisa de los orificios de perforación a través de la tracción;
– tenga en cuenta que la reconstrucción del LCA sin reparar o reconstruir el LCP puede provocar un desplazamiento posterior de la tibia;
– los aloinjertos (hueso – rótula-hueso o tendón de Aquiles) deben estar disponibles;
-ref: Estabilización dinámica intraligamentaria y reparación primaria: Un nuevo concepto para el tratamiento de la dislocación de rodilla.

– otras consideraciones:
– Fijación Externa con Bisagras en el Tratamiento de Dislocaciones de Rodilla: Un Estudio Prospectivo Aleatorizado
– ¿Es Importante la Estabilidad de la Articulación Tibiofibular Proximal en la Rodilla lesionada por Múltiples Ligamentos?
– manejo postoperatorio:
– se recomienda la ROM temprana para evitar la complicación de la rigidez de rodilla;
– referencias:
– Comparación de la Reparación Quirúrgica o Reconstrucción de los Ligamentos Cruzados versus el Tratamiento No Quirúrgico en Pacientes con Dislocaciones Traumáticas de Rodilla
– Resultados después del tratamiento de dislocaciones traumáticas de rodilla: un reporte de 26 casos.
– ¿La Secuencia de Tensión del Injerto Afecta los Resultados en Reconstrucciones Combinadas de Ligamentos Cruzados Anterior y Posterior?

Dislocación traumática de la articulación de la rodilla.
Dislocación traumática de la rodilla.
Dislocación de la rodilla.
Fractura del lado femoral: dislocación de la rodilla.
Manejo Quirúrgico de las Dislocaciones de Rodilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.